• Nerida Muniz

Puntos para tomar nota a la hora de hacer las invitaciones de tu boda:

Actualizado: 1 de oct de 2019


1. Definir quienes serán invitados a la boda. Este proceso es muy personal de cada pareja (y a veces de los padres), pon fechas de entrega y asegúrate de que todos los involucrados en opinar tengan claro el tiempo que se tiene para entregar la lista al pendolista.

2. Luego de decidir quienes serán invitados a la boda, asegúrense tengan de cada uno su información completa. La correcta redacción de los sobres denota que se tuvo cuidado con cada uno de los invitados:

• Nombre y apellido (nunca se deben usar apodos. Es correcto usar segundos nombres o apellidos, pero nunca las iniciales.)

• Si van solos (si son solteros, divorciados o viudos)

• Si son pareja (si están casados, son novios o viven juntos)

• De una misma casa, si estás invitando a toda la familia, a parejas de hermanos(as) o, a padre/madre con su(s) hijos(as)

• Verifica que no hayan fallecimientos, separaciones o divorcios recientes.

La lista que entregues debe tener todo escrito tal cual quieres que aparezca en los sobres. Incluye todas las tildes (acentos) y verifica que no existan faltas ortográficas. Hay muchas formas de escribir lo mismo, y tu pendolista no es “adivino(a)” como para saber si tu tía lleva el Jiménes con S o el Jiménez con Z.


Nunca se debe enviar la lista con todo el texto en mayúsculas (aunque se le pongan las tildes) ya que hay apellidos que llevan combinaciones de mayúsculas y minúsculas, y una letra hace la diferencia (ej. Edith DePeña, Esteban Del Toro, Claudia de la Cruz, Isabel del Rosario). Revísela varias veces, y pide a alguien más que la vea, en caso de que se te haya escapado algún error. Ayuda muchísimo, incluir algunas notas donde le dejes saber a tu pendolista sobre algunos nombres que puedan “sonar sospechosos”… por ejemplo en los nombres repetidos (que muchas veces pueden ser el caso de padre e hijo con el mismo nombre, pero por si acaso, es bueno aclararlo desde un principio; yo recomiendo que se coloquen uno detrás del otro en la lista, para que sea lo más obvio posible). De esta forma evitas que se desperdicien sobres por hacer nombres más de una vez sin ser necesario. El siguiente diagrama te servirá para agilizar el proceso de armar de manera correcta la lista de invitados que entregarás a tu pendolista.


El siguiente diagrama, te servirá para agilizar el proceso de armar de manera correcta la lista de invitados que entregarás a tu pendolista.ente diagrama, que te servirá para agilizar el proceso de armar de manera correcta la lista de invitados que entregarás a tu pendolista.

Nos hemos enfocado en etiqueta formal*, que es la que se acostumbra en las bodas de los países hispanos.

"La etiqueta tropical es considerada como formal, o sea que si tu boda será en la playa y el código de vestimenta de los hombres incluye smoking blanco, esta lista es para ti".

EL DOBLE SOBRE

Las bodas con etiqueta formal, tienen como tradición usar doble sobre. Este surge en el pasado por la necesidad de transportar la invitación, tomando en cuenta la posibilidad de que el sobre exterior se pueda ensuciar en el correo o con el mensajero encargado de la entrega. Si el sobre del exterior se ensuciaba, quedaría intacto el sobre interior.




Cuando se utilizan dos sobres, se debe escribir afuera el nombre del invitado, según el protocolo antes mencionado y “Sus Manos”. El sobre interior solo tendrá el nombre con el prefijo y el acompañante abreviado.

En este caso se acostumbra usar sobres de papel y no de cartulina, normalmente son de lineas de tarjetearía que ya tienen los sobres con diseños y tamaños clásicos pre-fabricados.

Hoy en día, las personas deciden no usar dos sobres y se enfocan en entregar uno solo que contenga la información completa, realmente la decisión ea personal.


” y Acompañante

Esta palabra es interminable. El protocolo “clásico” no admite el uso de “y acompañante” en sobres de invitación formal, porque se asume que esta persona recibiría una invitación aparte. Hoy en día es ya muy común verlo en todo tipo de eventos, porque ahorra la necesidad de hacer invitaciones extra. El problema es que la palabra “acompañante” es larguísima y ocupa un gran espacio, disminuyendo el protagonismo del nombre del invitado (que puede también llegar a ser largo).


Yo siempre recomendaré no usarla, porque hay que reducir el tamaño de las letras, el encontrarme en la necesidad de hacerlo, cuando los nombres eran muy largos, recomendaba distribuir el texto en cuatro líneas y no tres. Hoy en día, personalmente recomiendo eliminar el uso de la palabra completa, y solo escribirla abreviada: “y Acomp.” … porque creo que sí se van a “romper las reglas”, al menos que sea de manera estética.

Al final, las bodas son eventos familiares. Este protocolo es una guía para tratar tu boda de la manera formal y tradicional para que sea más fácil saber como manejar los diferentes casos que se presentan en tu lista de invitados… pero no es obligatorio.




La forma en que prefieras dirigirte a quienes quieres que asistan a tu gran día es personal y no todo el mundo decide hacerlo igual. A veces romper un poco estas “reglas”, con nuestra familia, amistades y personas de confianza hacen que algunas invitaciones se sientan más íntimas que otras. Los novios pueden dirigirse a algunos de sus invitados más queridos, por los nombres de cariño. Solo tú y tu pareja saben con quien pueden pasar la linea de confianza sin rayar en el mal gusto, ¿y quién sabe? un detalle como este puede hacer la diferencia y dejarle saber a esos invitados lo especiales que son.

by Nérida Muñiz



12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo