Nerida Muñiz

Wedding planner

We specialize in luxurious weddings in Puerto Rico.


La lluvia inesperada es uno de los principales temores de las novias.

En muchas ocasiones la lluvia nos juega una mala pasada y, además, tiene la capacidad de echar a perder nuestros planes. ¿Qué hacer si la lluvia amenaza uno de los días más felices de tu vida?

En las bodas de invierno hay una mayor probabilidad de lluvia pero, en los meses más cálidos tambien nos puede sorprender una tormenta de verano. Sabemos que días antes de la boda te mantendrás totalmente atenta a la previsión del tiempo, aumentando tu ansiedad que tienes por lo obvio. Sigue leyendo!.



Si tu boda va a ser al aire libre, asegúrate de poder instalar una carpa para utilizarla en caso de lluvia o, de que el lugar escogido, disponga de un salón cercano donde se puedan trasladar rapido y con facilidad, y de ser posible que sea uno abierto para que el panorama que deseas no cambie en su totalidad. Tal vez un salón con vista al mar o a la naturaleza, así tendrás la sensación de estar al aire libre pero protegido de la lluvia.


Si escoges no arriesgarte y tener la carpa asegúrate de que el terreno sea estable y que la carpa sea lo suficientemente grande para que todos tus invitados esten cómodos.



Prepara paraguas para todos. Una buena manera de que a tus invitados no les pille la lluvia por sorpresa, es disponer de paraguas para todos ellos. Prepara un stand para que cada asistente pueda hacerse con uno. También puedes poner chubasqueros (los más pequeños lo agradecerán).

57 visualizaciones0 comentarios

Actualizado: 10 ene 2020

Es un momento importante que cambiará tu calendario para siempre, será su aniversario cada año. Elijan la mejor fecha para casarse en base a sus gustos, su religión, algún acontecimiento especial o incluso por la astrología.

Hay que considerar muchos aspectos para escoger la fecha indicada. Deberás tomar en cuenta desde la locación hasta el tema de la boda. Pero tranquila, no te desesperes, aquí te mostramos todos y cada uno de los factores que puedes tomar a consideración para elegir el mejor día para tu boda, paso a paso!

Antes de pensar en una fecha deberás tener en mente qué tipo de boda quieres: muy grande o pequeña, compleja o sencilla. Así podrás tener una idea de cuánto tiempo tardarás en organizarla. Si quieres algo muy pequeño, unos cuantos meses te bastarán. Si la deseas enorme y llena de detalles, probablemente necesites hasta un año. ¡Tómalo con calma!



Primavera/verano

Empezamos por las fechas más solicitadas, la temporada de primavera-verano. Como primer aspecto a considerar están las hermosas flores que surgen en primavera, seguido por el clima perfecto, por tal razon, es la estación ideal para una boda en un jardín.

De hecho, la primavera se considera aproximadamente desde el 21 de marzo al 21 de junio. Estos son los meses con más demanda en el mercado: marzo, abril, mayo y junio. Por lo tanto, los precios son más elevados, así como es más difícil encontrar una fecha disponible en esta época.

El verano, en cambio, es la estación favorita de las parejas para celebrar una boda en la playa o al aire libre. Sin embargo, conlleva los mismos inconvenientes que una en primavera, además de la gran posibilidad de lluvias de último momento. Por consiguiente, toma en cuenta la época de huracanes y tormentas si se va a realizar en la playa.

Pero no todo el panorama es gris, una boda en esta temporada te permitirá usar vestidos más vaporosos y frescos, además de muchos detalles y colores divertidos



Otoño/invierno

Cuando terminan, en teoría, las fuertes lluvias y el sofocante calor, llega el tranquilo otoño. Debido a esto, cambia la paleta de colores, logrando un ambiente vintage y romántico. Una boda rústica con tonos marrones, naranjas y verdes se verían hermosos en las invitaciones, la decoración y hasta en tu propio maquillaje. También la gama de colores con rojo, burgundy, dorado, si es en o más cerca de la navidad, donde la inspiración es el glam.

La temporada de otoño/ invierno abarca desde finales de septiembre a mediados de marzo. Es una época complicada para una boda, pero con innumerables ventajas.

Considera el otoño o invierno para tu ceremonia, sobre todo si eres de las personas que no soporta el calor o tiene alergias. Por ser una temporada baja en el mercado de las nupcias, hay más y mejores ofertas, además de flexibilidad en fechas. Al mismo tiempo, el clima no será un enemigo silencioso dado que se espera que haga frío o llueva. Por consiguiente, pueden tener una boda con menos contratiempos de última hora.



Dias favorables!

Sin duda, el sábado es el día que la mayoría de parejas elige para casarse. Es más cómodo tanto para los novios como para los invitados. Además, permite que la fiesta se alargue sin tener que preocuparse por las obligaciones del día siguiente. Pero esto tiene su precio: es mucho más caro contratar un salón o jardín en sábado que en jueves o domingo.

Decidir tu dia por alguna fecha especial

Al momento de elegir el día de sus nupcias, pueden tener en mente una fecha especial para ambos; puede ser su aniversario de novios, el día de su primer beso o cuando se conocieron, y asi hacer que la fecha tenga mas razones para conmemorar y celebrar cada aniversario.


Los días festivos

También toma en cuenta los días festivos, no querrás que mucha gente falte a tu boda debido a esta razon. Además, considera este año las fechas de los partidos del mundia por ejemplo, no desearás encontrarte a los invitados en plena ceremonia viendo la transmisión en el celular a escondidas o yéndose temprano de la boda para no perderse el partido.



Un factor importante tu ciclo menstrual

Muchas novias, si no es que todas, no quieren estar sufriendo en su gran día gracias a los molestos cólicos. Verifica bien tu calendario menstrual ya que el no hacerlo te arriesgas a que se estropeé tu dia.


Factores religiosos importantes

Procura estar al tanto de las fechas en que la religion por la que te casaras realize o no bodas. Por ejemplo en epocas de pascuas o días santos la religión católica tiene prohibido realizar cualquier tipo de ceremonia.


La hora

El momento del día en que se realice la unión es crucial y dependerá totalmente de sus gustos. Por lo general, un enlace en la mañana o durante el transcurso de la media tarde, son las más divertidas y alegres. En cambio, por la noche tendrá un estilo ostentoso y elegante.








Son supersticiosos?

Hay personas que se dejan guiar por situaciones más alejadas de la lógica tradicional. Esas personas son conocidas por tomar sus decisiones en base a los horóscopos o a los astros. Con esto en mente, te contamos otras opciones menos comunes para ayudarte a elegir el día perfecto.

Una de las supersticiones más famosas es la que cualquier boda celebrada en el mes de junio es considerada de buena suerte. Debido al nombre de Juno, perteneciente a la diosa romana del matrimonio. Por lo tanto, se pensaba que ella premiaba con amor eterno a todas las parejas casadas en su mes.

Además del mes de junio, hay otras fechas a considerar debido a su tradición histórica.


Enero: se considera como un mes de escasez y dureza, por lo tanto, si contraen nupcias se cree que propicia una vida de penurias.

Día 13 o 15: para muchos son considerados como días de mala suerte en la cultura occidental.

Martes: de mal augurio “martes, ni te cases ni te embarques”.

Viernes: es el día de Venus, la diosa del amor y la belleza. Este día de la semana hará que el amor sea duradero.


Usando la numerología

Si el horóscopo te parece demasiado, tal vez la numerología sea lo tuyo. Según la RAE es la “práctica supuestamente adivinatoria a través de los números”. Dicho esto, podemos considerar algunas fechas más favorables que otras para tu día especial.

Por lo tanto, para empezar, podemos tomar en cuenta el significado de algunos de ellos. El número 3 en el tarot representa la fertilidad, el 5 la espiritualidad, el 7 los avances y el 11 es la fuerza, la justicia y los logros. Además, que el 12 es considerado el número perfecto y el 7 como el número mágico por excelencia.

Otra forma de usar la numerología a tu favor es hacer ustedes mismos el cálculo del día de la boda. Es muy fácil, solo necesitan sumar su fecha de nacimiento.

Ejemplo: 17 de junio de 1990 o 17/06/1990

Haz la suma: 1+7+0+6+1+9+9+0= 33

Si es una suma mayor a los días de un mes se reduce, entonces 3+3=6

Puedes hacer el mismo proceso con la fecha de nacimiento de tu pareja, sumarlos y encontrar su número ideal. Si tu número es el 6 y el de él es 2 el resultado será 8 y ¡voila!, han encontrado la mejor fecha para casarse.



Considerando las faces de la luna

Desde la antigüedad se tenían diversas supersticiones al respecto de la posición de la luna en una boda. Te contamos las más comunes:

Llena: augura un matrimonio fértil y abundante, al mismo tiempo que asegura una luna de miel súper romántica.

Creciente: asegura una unión armoniosa y duradera.

Luna nueva o menguante: se desaconseja totalmente, ya que una pareja casada bajo esta posición es propensa a la mala fortuna y el fracaso.



Considerando el horóscopo

Según el horóscopo se debe de tomar en cuenta el signo de cada uno y buscar si pertenecen al mismo elemento. (Fuego: Aries, Leo y Sagitario. Tierra: Tauro, Virgo y Capricornio. Aire: Géminis, Libra y Acuario. Agua: Cáncer, Escorpión y Piscis). De ser así, deben encontrar una fecha en la que predomine un signo a fin. Por ejemplo; si tú eres géminis y tu pareja acuario, deberán casarse a finales de octubre o noviembre cuando rige el signo de libra.

En contraste, si son dos signos totalmente diferentes deberán ir con un astrólogo para que realice sus cartas astrales. De esta forma él les podrá recomendar, en base a sus cálculos, cuándo será el mejor día. Como pueden ver hay muchas maneras de escoger su gran día, solo escojan la forma de hacerlo tomando en cuenta la más conveniente y asertiva.




69 visualizaciones0 comentarios

Eres una persona sociable, o eres de los que expresa las cosas muy bien? pues en algún momento de tu vida uno de tus amigos o algún familiar te pedirá que seas padrino en su boda. Y sin duda que es un gran honor, pero también una gran responsabilidad; pues a través de tus palabras serás el testigo del amor de la pareja.

El riesgo es que tu discurso se convierta en algo simplón, aburrido; o bien, en un espectáculo de un ebrio torpe. La mezcla de alcohol y la falta de preparación pueden provocar que compartas historias inapropiadas y embarazosas sobre el novio o la novia, y frente a cientos de familiares y amigos. Si no quieres pasar como un idiota, y quieres ser realmente el mejor, aquí te traemos algunos consejos.


Prepárate

Si tienes tiempo antes de la boda, comienza buscando algunas ideas para el discurso. Haz una lluvia de ideas y anota pensamientos, historias, chistes y citas que puedas utilizar. Si no sabes mucho acerca de cómo se conocieron tu amigo y su novia, pregunta. Piensa en historias que muestren que es un gran tipo. El objetivo de tu intervención es celebrar a la pareja y hacer que ellos se vean bien, no tú.


Mantente sobrio(a)

Por supuesto que hay que disfrutar de la fiesta y el alcohol puede ayudar un poco al momento de pararte frente a todos y dar el discurso. Pero no te fíes del alcohol. Asegúrate de no estar borracho cuando das tu discurso. No es necesario que estés tan desinhibido como para decir algo de lo que te arrepentirás más tarde. Además, un hombre no necesita ese tipo de ayudas para hacer frente a un desafío. Debes ser lo suficientemente hombre como para posponer tu propia gratificación hasta después de que hayas cumplido con este compromiso.



Inicia expresando gratitud

Abre tu discurso agradeciendo a las personas que están presentes en ese día tan especial. Por supuesto a quienes hicieron ese día posible, que son los novios, y por su amistad y confianza para invitarte y elegirte como el encargado de dar el discurso. Llama a los novios y a sus padres por su nombre, y ofrece un brindis para ellos; no solo por estar en la boda, sino por criar a dos buenas personas.


Cuenta una historia que se conecte con el momento

La forma ideal para estructurar un mejor discurso es encontrar una conexión entre una historia acerca de tu amigo y su pareja. Comparte una historia acerca de cómo tu amigo siempre lamentaba el no encontrar a una mujer con x o y cualidades, pero la forma en que finalmente lo hizo al encontrar a su ahora esposa. Otro buen ángulo es hablar sobre la forma en que la novia y el novio logran equilibrarse entre sí. Relaciona una anécdota divertida (no vergonzosa) en la que uno de los rasgos de personalidad de tu amigo lo haya hecho cometer alguna tontería. Por ejemplo, la historia podría ser acerca de cómo tu amigo, que es muy tímido, pasó por algún evento humorístico a causa de esta timidez. A continuación, habla de cómo es su novia, y cómo eso logra equilibrarlos entre sí y hacer un equipo perfecto.

Evita temas controversiales

Mantén tu discurso sobre temas que no son controvertidos, ofensivos o embarazosos. Se podría pensar que esto es de sentido común, pero la gente de alguna manera olvida esto cuando están de pie con un micrófono en la mano y frente a una multitud. Tal vez estás tratando de ser gracioso al compartir una historia embarazosa, pero por lo general salen muy mal y nadie se ríe. Está bien compartir una anécdota humorística, pero no una que haga burla de tu amigo y su nueva esposa. Nunca avergüences a los novios. No hables de relaciones pasadas del novio, no le digas a la gente lo que realmente pensabas de su ahora esposa la primera vez que la conociste. No hagas comentarios sobre la luna de miel, mientras le guiñas el ojo a la novia. Solo tienes que utilizar un poco de tacto y sentido común.


Evita los chistes locales

Siempre es molesto escuchar las bromas y las risas que solo unos cuantos entienden cuando se está en un pequeño grupo, y esta molestia crece cuando es mayor el grupo de personas, como sucede en una boda; así que trata de evitar estos chistes locales que tal vez solo entienden tú y tu grupo de amigos. Si deseas mantener la atención de los asistentes, guarda esas bromas para cuando estés solo con tu amigo.



Se breve

Nada irrita más que una persona que habla y habla y habla. La gente probablemente ya ha escuchado a la dama de honor, al padre de la novia, y a alguien más que se haya apuntado a decir algunas palabras. En el momento que sea tu turno, seguramente ya los invitados solo piensan en comer pastel y seguir adelante con la fiesta; así que arma un discurso atractivo de no más de cinco minutos.


Termina con una frase

Una manera fácil de terminar un buen discurso es mediante el uso de una frase que cierre de la mejor manera tu participación. Por ejemplo, puedes usar algo como: “El matrimonio no es la búsqueda de una persona con la que puedas vivir; se trata de encontrar a la persona con la que no puedas vivir sin ella”; y rematas diciendo: “Mi amigo ha encontrado a esa persona”. Fin.


Recuerda ser tú mismo

No hay necesidad de que te conviertas en alguien extremadamente formal o trates de ser alguien que no eres. Tampoco hay necesidad de seguir estas instrucciones a la perfección. Sólo tienes que utilizar estos consejos como una guía y ser tú mismo. Deja que todo fluya naturalmente. Usa tu voz natural y tus movimientos. Hazlo personal y sincero, desde el corazón.



Levanta tu copa y propón un brindis

Levanta tu copa y di algo como: “Brindo por el amor y toda una vida juntos de los novios”. Recuerda que este es un momento muy importante. Y finalmente, ¡diviértete, que es una fiesta! ¡Salud!

Hay muchas cosas que decir, pero en lo que elijas decir procura que tenga tres cosas sinceridad, humor y buenos deseos!

29 visualizaciones0 comentarios
Stunning Wedding Cake

Contacto

¡Tus datos se enviaron con éxito!